Valle de Salazar | Recursos económicos
Recursos económicos PDF Imprimir E-mail

Los recursos económicos de Salazar han sufrido una transformación a lo largo del tiempo. De ser un Valle eminentemente agrícola y ganadero se ha pasado a una economía más diversificada, donde el sector turístico ha experimentado un gran auge en los últimos años.

 

Agricultura

Forestal arbolado: 34,2% de la superficie
Pastos y matorrales: 55,4% de la superficie
Tierras de labor (forrajes, cereales, patatas): 9,2% de la superficie.
Su economía se completa con los importantes efectivos ganaderos que aprovechan los extensos pastos estivales, situados al N. y S. de la sierra de Abodi y su derecho de trashumancia a las Bardenas Reales, para la invernada.
La ocupación laboral de Salazar se centra en tres ejes básicos, todo ello relacionado con los recursos naturales propios del valle, como el agro-ganadero, forestal y turístico. La actividad más importante es la ganadera, relacionada con la ovina, de raza churra, bovina y caballar. La patata de siembra, característica de esta zona, es el principal cultivo del lugar.

 

Ganadería

Ganadería

En la historia de Salazar, una de sus tradicionales fuentes de riqueza es el ganado. Por eso, los pastos y sus delimitaciones han tenido gran importancia, así como la trashumancia. Mediante esta última, los pastores trasladaban el ganado desde los pastos de invierno en Bardenas, Castejón, Figarol, Fontellas o Ribaforada, hasta los pastos de verano sitos en los puertos de Idarroki, Ori o Abodi.
En la actualidad, el grueso de la ganadería salacenca se halla constituído por las ovejas,
Los ganaderos salacencos tienen derecho al acceso a los pastos propiedad de la Universidad de Salazar, o en los que el Valle de Salazar es congozante, como ocurre en las Bardenas Reales, así como a disfrutar de los servicios pastoriles allí instalados.

 

Las Cañadas

Las vías pecuarias más usadas por los pastores salacencos han sido:
a) La Cañada de los roncaleses, a la que se integran a partir de Cáseda, y recorre de norte a sur Navarra, por todo el límite oriental.
b) La Cañada Real de Murillo el Fruto a Salazar, cuyos puntos más conocidos son el Monte Peña. Desde Lumbier hay dos ramales que utilizan los pastores: uno para llegar a los pastos de Remendía y otro, el que pasa por Ibilcieta y se interna en Ezcároz, donde se pierde todo vestigio.


Industria

Industria maderera

La industria, en su mayor porcentaje, está relacionada con el aprovechamiento forestal, siendo la construcción otra de las fuentes económicas de los salacencos.
En la actualidad, el Valle cuenta con su propio Polígono Industrial, situado en el pueblo de Iciz. En él ya se han instalado empresas de cantería, madera y de nuevas tecnologías. El establecimiento de un polígono crea nuevas perspectivas económicas en el valle, y abre el futuro a la mejora industrial de la zona.

 

Turismo

Turismo

El turismo es uno de los sectores económicos que más fuerza está teniendo en los últimos años. El éxito de la implantación de las casas rurales, campings, hostales y restaurantes, la aparición de grupos dinamizadores turístico-deportivos, la creación de senderos y circuitos de esquí nórdico, etc., están propiciando una activación de empleo que, poco a poco, está induciendo efectos sobre la actividad económica del valle.
Las estancias estrictamente turísticas o lúdico-deportivas están influyendo en la tradicional economía de montaña, al generalizarse una función mixta de tránsito de cazadores y pescadores, deportistas de la nieve y la montaña, y simples turistas, amantes de la naturaleza que buscan un tipo de ocio activo en la tranquilidad de la montaña. Todo este nuevo movimiento potencia, además, la actividad comercial, artesanal y de servicios que proporciona una salida a las producciones primarias de este valle pirenaico.

 

Caza y pesca

Pesca

La pesca, en los ríos que discurren por el territorio del Valle de Salazar, está regulada por la Orden General de Vedas que establece el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, para cada año, diferenciándose dos tipos de tramo: con muerte y sin muerte.
La riqueza piscícola de los ríos salacencos Anduña, Zatoya, Urtxuria, Irati, Salazar e Ibarrondoa se concreta en las especies chipas, madrillas, barbos y, de modo singular, truchas. En la actualidad, Salazar se encuentra expresamente incluido entre las zonas trucheras y las aguas de sus ríos Irati y Salazar fueron declaradas como "aguas habitadas por la trucha", estando sometido a la reglamentación de cotos para la pesca de trucha, de cada temporada.

La caza, previa autorización del mismo, es explotada mediante concesiones administrativas efectuadas por las entidades municipales salacencas, concejiles o por la Junta del Valle.
La caza que hay en el Valle de Salazar es la siguiente:
a) Caza Menor: la perdiz, la paloma, la becada, el zorro. La liebre se caza con autorización específica dada su escasa población.
b) Caza Mayor: el jabalí, el ciervo y el corzo.

 

Silvicultura

La Junta del Valle de Salazar tiene como fundamento base para su economía la explotación de sus montes comunales, que son Irati y Remendía. Esta ha sido, desde tiempo inmemorial, la fuente de ingresos fundamental de la Universidad del Valle.
Cada año salen a subasta los lotes de madera (hayas, pinos y abetos), y las empresas madereras pujan para obtener los derechos de explotación de dichos lotes. Son los guardas de la Junta del Valle, junto con los celadores de montes del Gobierno de Navarra los encargados de marcar los árboles que corresponden a cada lote subastado.
Este control en la explotación forestal permite que el bosque mantenga el equilibrio en su ecosistema.