Danzas PDF Imprimir E-mail

 

Danzas de Ochagavía

danzantes01l

Las danzas de Ochagavía están formadas por cuatro sugerentes y expresivas danzas de palos, además de una pañuelo danza y una jota. Los ocho danzantes, con el enmascarado personaje bifronte a la cabeza, el Bobo, celebran anualmente, cada 8 de septiembre, ante la ermita de la Virgen de Muskilda, una vieja liturgia plena de simbolismo.

Ya la víspera, día siete, los componentes del grupo, vestidos con traje civil de salacenco, inician su función visitando la casa del Mayordomo del Patronato, acompañando a éste y al Ayuntamiento hasta la iglesia donde se canta una Salve. A continuación, en la plaza de la Blancoa, los danzantes bailan todas sus danzas.

El repertorio consta de cuatro danzas de palos que reciben los nombres de “Emperador”, “Katxutxa”, “Danza” y “Modorro”, una danza con pañuelos “el Pañuelo” y la “Jota”. Hay que añadir el mencionado “Pasacalles” para los desplazamientos.

Estas danzas rituales se mantienen desde tiempo inmemorial, perdurando al paso de los tiempos.

El primer documento escrito que hace referencia a la actuación de los ocho danzantes y el bobo en Muskilda, data de 1.695.
Hoy, están consideradas como unas de las danzas más emblemáticas del folclore navarro.

 

Danza de Jaurrieta

La danza de Jaurrieta, o "Axuri Beltza" es una danza-recreación a propósito de una música propia del lugar de Jaurrieta, música que se pierde en el tiempo, y que se conserva con su propia letra.

La letra de la cancioncilla dice:
"Axuri beltza ona duk bainan xuria berriz hobea, dantzan ikasi nahi duen horrek nere oinetara begira (...)".

Esta danza se ha configurado como danza de mujeres, y son ellas las que corean la letra de la canción mientras bailan en círculo. La indumentaria es la propia del lugar: traje salacenco.